jueves, 2 de febrero de 2017

43

Acudí a la eucaristía y el sacerdote me ofreció el cuerpo de cristo. Amén, respondí. 
A continuación me ofreció la sangre de cristo. 
Meses después me hicieron una analítica. 
El médico me dijo: - Te ha subido el hematocristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada