jueves, 27 de julio de 2017

sábado, 22 de julio de 2017

BARRERAS

Hay un montón de barreras entre tú y yo.

Nos separa un abismo abisal y oceánico: el Atlántico. Una dorsal, como tu columna.

Algunas de las barreras que tenemos son lindas, como las de coral.

A veces no me escuchas, con lo que queda entre nosotros la barrera del sonido.

Lo que no tenemos son barreras lingüísticas jj.

Puede pasar que te limite la accesibilidad a mi persona, con lo que te pongo barreras arquitectónicas.

Algotras veces las colocas tú, estratégicamente, como un portero en una falta. En una falta de tu menstruación. Me olvido de ponerme el anticonceptivo de barrera y terminamos casándonos de penalti.

En ocasiones quedo retenido en el paso a nivel, cuando ha bajado la barrera, y me pilla el tren y el toro sin que yo pueda hacer nada por evitarlo.

A mí lo que me realmente me gustaría es que el destino fuera haciendo él solo su trabajo, y ver los toros desde la barrera.

Me pusiste un huevo de barreras de entrada en tu mercado, pero una vez en tu interior ejerciste el monopolio; a continuación me colocaste las barreras de salida.

Me acuerdo lo divertido que fue jugar a saltarme tus barreras de seguridad jj.

Tenía claro desde un principio que lo que tenía que hacer era conquistarte el celebro, así que tuve que franquear tu barrera hematoencefálica.

Una vez que superé la barrera psicológica del primer beso todo fue rodado. 

viernes, 14 de julio de 2017

jueves, 13 de julio de 2017

98

Me preguntó que qué PRETENSIÓN tenía. 

- Ciento treinta y cinco milímetros de mercurio - le contesté-. 


miércoles, 12 de julio de 2017

domingo, 9 de julio de 2017

HOMBRES CON PELUQUÍN

Llevas peluquín
y se te nota un huevo.

No somos nuevos.

Aún sí
no te comes un colín.

Al revés.

No hago más que imaginarte sin él.

Pienso en tu calva debajo,
del tacto del estropajo.

Con todo ese daño solar,
y eso que no sales del bar.

Trabajas vendiendo cosas
o estás el paro,
tú no pasas por el aro,
o nadie sabe a qué te dedicas,
a ver si nos lo explicas.
A veces has sido camarero,
en el extranjero.

Tienes miedo de un vendaval,
que te deje como un carcamal.

O que te la juegue un gracioso,
eso te pone nervioso.

Eres un hombre oscuro,
sin pasado ni futuro.

Viste lo de Carrillo
y pensaste que iba a ser sencillo.

No tomaste la finasterida,
y ahora eres una causa perdida.